Rhodia. La importancia de un buen papel.

La importancia de tener un buen papel a la hora de escribir con una estilográfica es fundamental, ya que tendremos la suavidad perfecta, el punto correcto y una sensación de fluidez buena, por ello siempre recomendamos un buen papel para la escritura, en este caso, Rhodia.

Una de las marcas de papel que destacamos es Rhodia, aunque no sea muy conocida por muchos usuarios, en 2019 celebró su ochenta y cinco aniversario. Rhodia ha conseguido ser una marca insignia que declara con orgullo haber resistido décadas sin desarrollar una sola arruga, consiguiendo desde el inicio que una libreta tan característica de color naranja grapada con el contorno de dos abetos fuera reconocida por todo el mundo, además de su excelencia, tiene una reputación mundial y su fabricación se hace únicamente en Francia.

La longevidad de Rhodia es un arte en sí mismo, ha demostrado con su famoso icono de los dos abetos, que guardan una combinación de Know-how, modernidad y capacidad de inventar, que hacen que Rhodia sea un producto emblemático con un estilo propio. El nombre en sí refleja los orígenes de la marca junto al río Ródano (de ahí viene el nombre de la firma, los que viven en esa región son conocidos como rhodanianos). Los fundadores de la compañía son dos hermanos, Henri y Robert Vérilhac, debido a su gran unión entre ellos simbolizan los dos abetos del logo, dibujado por la esposa de Henri y considerándose a día de hoy como un estilo atemporal y auténtico, lleno de carácter, simple y refinado desde su creación.

Los hermanos y creadores de la firma Rhodia, venían de una familia de comerciantes de papel que comerciaba en Francia y norte de África, primero crearon su firma de papelería bajo el nombre “Papeteries Vérilhac Frères”  en 1932 y a los dos años siguientes fue cuando dieron el salto con Rhodia, iniciando su fabricación y venta de blocs Rhodia.

La almohadilla Rhodia, cabeza engrapada, era muy vanguardista cuando se creó en 1934, llegando a eclipsar a los blocs de notas que se comercializaban  en aquella época debido a su calidad y alta resistencia y su color naranja, color característico de la marca, más tarde añadirían el negro y el color blanco, para estar acorde a la modernidad de los tiempos.

Las libretas que fabrican, a pesar de su sencillez, se componen de elementos estudiados al detalle y hecho a conciencia para presentar su calidad de años de experiencia, destacamos varios factores como:

  1. La cubierta perfectamente impermeable y flexible, que está ranurada para doblarse cómodamente sin esfuerzo alguno.
  2. El papel superfino Rhodia 80 gramos en blanco y satinado suave.
  3. Las grapas SANGRIF en la parte superior.
  4. La contraportada rígida hace que escribir sea fácil y portable.
  5. Hojas microperforadas para en caso de extracción.

Además, los blocs Rhodia grapados cuentan con el certificado de papel PEFC (una organización no gubernamental que promueve la gestión sostenible de los bosques) defendiendo medioambiente,  y Blue Angel (es una certificación alemana para productos y servicios respetuosos con el medio ambiente),  dos calificaciones que muchas empresas no poseen, lo que le convierte a Rhodia que contribuye con el medio ambiente.