Léman Bicolor Azafrán. Un toque de exotismo.

Han pasado más de diez siglos desde su llegada a la Península pero su influjo aún se deja sentir. Los testimonios de la presencia de los árabes en España son abundantes y llegan hasta hoy, como el uso del azafrán que Caran D’Ache toma de la gastronomía para sazonar una de sus creaciones.

La importancia del azafrán en distintos campos siempre ha tenido una gran importancia y es que ya se utilizaba en el antiguo Egipto. En los Cantos de Salomón se citaba como uno de los productos más destacados del ámbito vegetal.
En la literatura griega y romana tuvo el azafrán una gran repercusión en el color del papel y en el olor en la vida de la clase refinada de la antigüedad clásica. Más tarde lo emplearon para pintura, para colorante de mortajas donde las momias eran cubiertas, colorear ropa o perfume. En España no se vio hasta en el siglo IX, que empezaron a cultivarlo los árabes, también lo usarían en ritos y ceremonias religiosas, medicina …

En la actualidad, su uso es tan genérico que apenas recordamos el origen histórico del azafrán. Con el paso del tiempo, se ha convertido en una de las especias más caras del mundo y en un condimento imprescindible en la cocina tradicional española, en muchas ocasiones es el producto destacado en muchos platos, también en la cocina internacional, por su inconfundible aroma exótico, su agradable sabor y su llamativo color anaranjado .

El rasgo más característico y principal del azafrán es sin duda su intenso color anaranjado, que permite no sólo colorear los platos, sino que además nos descubre el uso artístico de este pigmento.

En este caso, Caran D’ache que es una experta, como anteriormente hemos comentado en otros blog, en fabricar lujosos instrumentos de escritura con unos materiales excelentes y esta vez, no nos deja indiferente.

Bien es sabido de su gran calidad en los materiales de Bellas Artes apropiándose de la experiencia cogida de estos años atrás, es por ello que son expertos en el manejo del color, de ahí a sus colores tan vivos y bien representados en sus artículos de escritura de lujo añadiéndoles su indudable sentido para el color, rindiendo homenaje a este elemento con un protagonismo exclusivo del color azafrán en uno de sus diseños más elegante de la colección de Caran d’Ache como es Léman Bicolor.

En esta colección podemos optar por colores más clásicos como es el negro brillante y en dos terminaciones diferentes como el oro o la plata rodiada.
Las piezas que componen esta colección Léman Bicolor Azafrán, como es la estilográfica, el bolígrafo y el rollerball, destaca por su exotismo y elegancia. Su perfecto cuerpo redondeado y su diseño de formas limpias y sencillas proporciona una escritura versátil y suave.

Estilográfica, Roller y Bolígrafo CaranD'Ache Léman Bicolor Azafrán

El cuerpo tiene un brillo intenso del lacado en color azafrán y un baño de rodio-chapado plata utilizado en el capuchón, el clip, el plumín y los detalles. Debido a su rareza y dificultad de extracción, el rodio es un metal muy costoso, ya que su mayor virtud es que no se oxida. Este material, lo emplea Caran D’ache en todos sus artículos de escritura de gama alta, ya que garantizan el brillo eterno en sus piezas y su resistencia a las rayaduras. EN la estilográfica tendremos un plumín de dieciocho quilates, en mi opinión, uno de los mejores plumínes que he probado de oro.

En toda la colección de Caran D’Ache Léman Bicolor tienen un clip con muelle, prácticamente lo hace flexible y facilita su uso en cualquier indumentaria sin que se rompa. Por último, el bolígrafo contiene un mecanismo de rotación de alta precisión y bastante resistente.