La evolución de la Sheaffer Legacy

Uno de los plumines más conocidos por los usuarios de estilográficas es el plumín incrustado, que posee una de las principales marcas que se introdujo en España como es Sheaffer.

Todo comenzó en el año 1912, en Iowa, donde Walter A. Sheaffer fue el precursor de la marca e inició su andadura en el mundo de la escritura, protagonizando un modelo que es en la actualidad un icono en las estilográficas. Aunque empezó con muchos otros modelos, nos adentraremos en el modelo PFM, que fue una de las líneas más vanguardista de la propia marca, y la evolución que ha tenido hasta hoy, cabe destacar que su plumín, principal característica, lleva siendo el mismo desde hace mas de 55 años.

El modelo PFM fue una de las líneas ideadas para el hombre, siendo grande, elegante, clásica y refinada, además de sencilla. Al principio fue presentada en cinco versiones que van desde la I a la V, que principalmente montaban el novedoso plumín “Inlaid”, integrado en la propia boquilla (siguiendo el mismo diseño de otro modelo de Sheaffer llamado Triumph), este plumín fue y es una de las señas de identidad de esta marca americana, el diseño fue una gran obra, impactante por su creatividad y original diseño, pena que en la actualidad sólo lo posea el modelo Legacy de Sheaffer, ya que hubo otro modelo de Sheaffer que era básica con plumín de acero Inlaid que también la poseía.

sheaffer

El inconveniente del plumín Inlaid, bajo mi punto de vista es que si resultara afectada, no nos quedaría más remedio que sustituir la boquilla/plumín completamente, porque prácticamente es una pieza única, por lo tanto no nos permitiría sustituir sólo el plumín o la boquilla como en otros modelos si se puede, y por lo tanto sería costosa su reparación.

En el modelo PFM I y II el plumín estaba hecho de una aleación de plata de paladio y se marcaba con PdAg o carecía de sello distintivo. Esas eran las dos únicas estilográficas que tenía el plumín de esa aleación, más tarde, el resto de estilográficas PFM III, IV y V serían realizadas en oro de 14 quilates.

El diseño básico y la proporción de la punta son consistentes en cada modelo. Actualmente, el modelo Legacy es el único fabricado con un plumín de oro de 18 quilates perseverando el mismo formato de plumín.

La PFM IV no sólo trajo como una virtud la innovación de su sistema de carga, sino que también se ganó una sólida reputación por su gran calidad en apariencia, donde cuyo valor también residía en la escasez de estas plumas estilográficas que se fabricó en la época de la posguerra.

En la actualidad, bajo el nombre de Legacy, es la estilográfica que más parecida físicamente que posee Sheaffer respecto a la PFM IV y V. Una de las principales diferencias de estas dos estilográficas, aunque a simple vista parezca la misma, es que la PFV IV es grande, gruesa, con forma angular como su predecesora, trabajada con un mecanismo de llenado llamado Snorkel y un tubo ligeramente más largo para mayor comodidad, este sistema tenía una mayor capacidad de tinta. La estilográfica PFM, en la parte del capuchón, era de cierre a presión con tres puntos de anclaje, la verdad que fue un avance bastante relevante respecto a las versiones primeras de PFM donde los métodos que utilizaban eran roscados.

El sistema de carga aunque era muy funcional, tenía el inconveniente de que en su interior, donde se aloja la tinta, era un saco de goma que tarde o temprano al dejar de utilizar la estilográfica, ésta acababa deteriorándose, junto con otras piezas que no permitía el deslizamiento de la cápsula.

sheaffer

Otras de las diferencias es que la PFM IV introdujo el capuchón en acero con detalles chapados en oro y el extremo del culote adornado con una lámina chapada. También como la PFM V, que conservaba el mismo patrón pero añadiéndole entre el cuerpo y la boquilla un aro dorado que permitía el cierre con el capuchón, y realizándolo también en el actual modelo Legacy.

La marca Sheaffer, viendo el éxito cosechado en sus anteriores modelos y, una vez conseguido solventar los inconvenientes que causaban los materiales, así como sustituir el sistema de carga, fue ya en 1990, fue cuando actualizó el modelo PFM convirtiéndolo en Legacy, con su sistema de carga tradicional Touchdown, o bien, como generalmente se suele conocer por cartucho o convertidor. El nuevo modelo es ligeramente más grande, esta vez realizado enteramente en resina negra de alta calidad, o bien, teniendo el capuchón en paladio con adornos en oro. Actualmente, sigue siendo una de las estilográficas más vendidas de la marca Sheaffer porque es un producto que destaca por su maravillosa calidad e inigualable diseño.

sheaffer