El clásico que impactó en 1930

En el mundo de los artículos de escritura, cada vez, se va dando paso a modelos con una línea conservadora y tradicional considerados como Vintage, son réplicas de artículos realizados a primeros de siglo pasado, pero con un material y sistema de carga actualizado a nuestros tiempos, siendo más resistentes y prácticos.

Fue allá en 1930 cuando la casa alemana Kaweco, tras el éxito cosechado en importaciones de sus estilográficas por su calidad. Los trabajadores produjeron varios modelos y entre ellos se encuentra el modelo Dia, que representó el 70% de las estilográficas de exportación del mercado, además coincidió que recientemente habían optado por sustituir su sistema de llenado por el de pistón, también se unieron marcas como Pelikan, que realizaban las piezas con el mismo sistema.

plumín

La empresa Kaweco como otras ya conocidas, realizaban todas las piezas con un material llamado celuloide, derivado del plástico de la celulosa. Este modelo fue realizado con este material consiguiendo que en la misma pieza tuvieran dos colores con una sensación de amarmoleada, y producida en diferentes colores tales como el verde, burdeos, azul, blanco, etc. Un rasgo muy característico, que aún lo conserva, es el capuchón con rosca, su doble anillo en la parte inferior y la tapa con el logotipo. La pérdida más significativa ha sido que el propio capuchón enroscaba en el cuerpo, que cuando una vez atornillado hacía de mecanismo de la salida del plumín.

Respetando su diseño, está la gama Dia en estilográfica, bolígrafo y portaminas, manteniendo el capuchón con sus principales características, en resina torneada a mano de color negro, su terminación dorada a juego con su plumín, que lo podemos encontrar en diferentes anchos de escritura, y teniendo dos opciones de sistema de llenado, ya sea por cartuchos o por convertidor.

plumín

Así mismo, para un público más joven la misma pieza presenta otra diferente terminación como es el cromo, también con las tres piezas disponible, el bolígrafo y el portaminas tienen un mecanismo de giro, con un peso equilibrado entre la punta y el capuchón para un utilitario del día a día.