Rohrer & Klingner. Tintas, Sketch y Ferrogálicas

La creación de las tintas de estilográficas se remonta hasta el siglo XVIII, como ya hablamos en su momento. Aunque tiempo atrás, los egipcios inventaron su propio tipo de “tinta” al igual que los chinos, con la tinta podían teñir las paredes (más tarde sería conocida aquellas pinturas como frescos), para escribir utilizaban las hojas de papiro, sorprendentemente tenía una calidad muy alta, de ahí, que aún pasado más de 4000 años de antigüedad se siguen conservando y leer con claridad.

Con el paso del tiempo la composición de las tintas evolucionó y varias firmas, ya en el mercado, con la creación de las plumillas y posteriormente estilográficas, lanzaron sus propias tintas. Una de las firmas de tinta, la cuál es muy conocida en el mundo de los estilófilos es Rohrer& Klingner.

Todo comenzó con el litógrafo Johann Adolf Rohrer, en 1892 con la producción de suplementos gráficos especiales, para su ciudad Leipzig, solamente se dedicaba a ello. Después, continuó con la producción su hijo Johan Adolf Rohrer Junior, también experto en litográficas, y a la misma vez, junto con su compañero Felix Arthur Klingner en el año 1907 crearon la fábrica de tinteros bajo el nombre de Rohrer & Klingner Leipzig-Co.

A pesar de la Segunda Guerra Mundial, la fábrica se mantuvo en el mismo sitio y el repatriado Rohrer volvió a unirse a la empresa para aportar su aptitud química y su interés en las artes gráficas, tras el logro de la calidad de sus tintas y conseguido su objetivo, estableció a su hija Veronika Rohrer y su yerno Hubert Adamy la dirección de la empresa.

La fábrica estuvo en su ciudad natal, Leipzig, hasta 1982, debido a la fuerte demanda (distribución en Alemania y varios países europeos) de sus productos necesitaron ampliar la fabrica y tuvieron que trasladarse a otro lugar, la ciudad elegida fue Zella-Mehlis, curiosamente en medio del bosque de Turingia. Actualmente la fábrica sigue estando allí.

Fábrica Rohrer & Klingner

Las tintas Rohrer se caracterizan por estar realizadas a mano y combinando principalmente materiales de unión natural con sus respectivos colorantes. Además de preservar métodos tradicionales, también realizan unos procedimientos especiales de eliminación de residuos, lo que permitía mantener la calidad constante y una alta pureza. Demostrando su excelente brillo, equilibrio y profundidad del color.

En los tinteros de escritura , incluye dos tintas de hiel de hierro. La creación de la tinta de hiel de hierro fueron los químicos alemanes Schlutigg y Neumann en 1890, con esta tinta fue incluida para toso los documentos oficiales de los Estados Unidos por el estado de Massachusetts en 1912.
Según las recetas tradicionales, la tinta de hiel de hierro se han optimizado y ajustado para su usos en estilográficas. Las tintas de hiel de hierro también es conocida como indelebles, que para los que no lo saben, estas tintas se oscurecerán con la oxidación a lo largo del tiempo y quedando permanente en el documento, son consideraras de tiempos atrás como de calidad de archivo.

Todos los colores, excepto el sepia, se pueden mezclar entre sí para crear matices individuales.

Hace muy poco tiempo crearon un nueva línea de tintas, llamadas Sketch Ink, no es sólo apta para las estilográficas como la otra gama regular sino que también puede ser utilizara con plumilla o pincel, empleando la misma receta de las permanentes y la combinación de otros elementos, podemos optar a varios colores conservando su resistencia al agua y a la luz.
En ningún momento afectara al funcionamiento de las estilográficas, ya que al ser fabricada con pigmentos de un tamaño muy pequeño, el flujo de la tinta es óptimo. Es perfecta también para el dibujo y es que la tinta seca muy rápido y al poco tiempo se puente pintar encima de ella, manteniendo el mismo trazo que hayamos realizado anteriormente. Una de las particularidades de Sketch Ink es que es acuarelable y permite unos contrastes brillantes, lo que permite la utilización del Urban Sketcher, como también diseñadores, gráficos y arquitectos.
También hay dos colores, como son Scabiosa y Salix, que son tintas ferrogálicas. El compuesto básico es el tanino (sustancia orgánica que se encuentra presente en la corteza de algunos árboles), éstas antiguamente dañaban la estilográfica por la composición que traían pero Rohrer lo realiza con una nueva composición que evita que los pigmentos ocasionen residuos en las estilográficas.

Tinteros Rohrer & Klingner

Además, de estas tintas, también tenemos un limpiador de estilográfica, en las que podemos utilizarlas para cualquier estilográfica y, en especial uso para las tintas resistentes al agua, ya que con este líquido, la tinta permanente se diluirá y quedará prácticamente nueva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *